Los Besos que me siguen ♥

11 de marzo de 2009

Te odia y sin embargo, te quiere más.

Valiente paradoja.


Así que va a gritar, tápate bien los oídos, porque no querrás estar cerca cuando eso pase.

Te lo ha advertido, aléjate de ella justo en ese momento, pero bien cerquita, que pueda verte. A pesar de que después te abrazaría con todas sus fuerzas, y te daría miles de besos, donde tú quisieras, donde le pidieras. Tacha su ilusión de irreal, y se come sus sueños con papas fritas, mientras tú, de vez en cuando, le ofreces los mejores momentos de su vida, y disfrutas con ello. Y así, mientras tú la quieres, y piensas en ella con ojitos de niño travieso, ella piensa cómo cortarte a cachitos, cómo dejar de acordarse de ti, o cómo olvidarte. Porque sí, porque se tira horas planeando en su mente, con esquemas y dibujos, cómo enfadarse contigo, cómo pasar de ti, cómo dejar de verte con los ojos cerrados, o sin pestañear un sólo segundo. Y cuando por fin lo consigue, y se convence de que lo mejor va a ser olvidar tu mirada... haces cualquier movimiento y todo su ataque se derrumba. Te odia, pero no puedo evitar, sin embargo, quererte más. A pesar de que es independiente, le encanta la soledad, y no rinde cuentas con nadie.


Te odia y sin embargo, no puede evitar quererte aún más.

Publicar un comentario